Que hacer en Pai, el pueblo hippie del norte de Tailandia

Pai es un pueblo del norte de Tailandia que tiene bastante encanto y pese a que está bastante de moda y ha perdido bastante ese rollito hipie que la caracterizaba aun conserva ese rollo y es más tranquilo que Chiang Mai y Chiang Rai. Un lugar en el que te apetecerá pasar unos días más tranquilo visitando la zona o a realizar actividades de aventura, no a salir de fiesta.

que ver en Pai
Tienda peculiar en Pai

¿Como llegar a Pai?

Para llegar a Pai debes tomar una furgoneta desde la estación de autobuses de Chiang Mai. Las hay a cada rato y van saliendo en cuanto se llenan. El camino es bastante sinuoso por lo que te recomendamos que no comas demasiado antes y te lo tomes con tranquilidad.

El trayecto tiene una duración de tres horas y en julio de 2014 costaba 150 Bahts. La furgoneta hace una sola parada aproximadamente a mitad del camino. El sitio no es nada del otro mundo pero si tienes algo pendiente para lo que necesitas conexión a internet tiene Wifi gratuita.

Pai en dos días
Welcome to Pai

Una vez llegues a Pai debes saber que el centro no son más que dos calles. Están lleno de puestos callejeros, tiendas de artesanía, bares, restaurantes, salones de masaje etc… Todo el pueblo tiene un cierto estilo hippie y bastante ambiente pero sin resultar agobiante al menos en julio cuando fuimos nosotros.

Dormir en Pai si no llevas reservado alojamiento

Como ya te hemos comentado a nosotros nos gusta viajar al día, sin llevar nada reservado. En Tailandia siempre que llegábamos a un sitio comenzábamos por buscar en donde dormir y ya tranquilamente decidimos cuantos días dormiremos allí. En Pai la furgoneta te deja en una pequeña estación que está justo en el centro de la ciudad, en la calle más transitada y por tanto hay muchos sitios por la zona.

llegar a Pai
Furgoneta que te lleva a Pai

Nosotros salimos de las estación y nos pusimos a buscar como solemos hacer, por la zona en la que hay más concentración de alojamientos tratamos de buscar el más barato dentro de lo que queremos que siempre es que esté limpio y tenga baño propio.

En Pai terminamos en un guesthouse que se llama la Casa Azul. Está muy bien cuidada y la distinguirás por su color azul celeste. Por lo menos el día que fuimos nosotros no admitieron regateo, 250 Bahts por noche la habitación doble. Pero en esta ocasión nos decidimos a pagar un poco más porque las habitaciones tienen una pequeña terracita que vimos ideal para descansar. De hecho nos compramos comida en los puestos callejeros y cenamos allí todos los días que pasamos en Pai.

dormir en Pai
Blue Hotel en Pai

Además te ofrecían café y fruta gratis todas las mañanas, la habitación venía con toallas con lo que pudimos lavar tranquilamente las nuestras y el Wifi nos funcionó muy bien por lo que no dudaríamos en repetir. Para llegar sal de la estación de autobuses donde te dejan las furgonetas hacia la izquierda y lo encontrarás a la derecha a unos 200 o 300 metros. No tiene pérdida.

El tema de las toallas te puede chocar si no has visitado Tailandia.  Si quieres que tenga toallas el lugar donde duermes sube de nivel y suele ser bastante más caro. Hay sitios muy aceptables, limpios, con una buena conexión a internet ect que no tienen toallas. Nosotros en una ocasión pedimos (para poder lavar las nuestras) y nos dieron unas gratis. No sabemos si eso es lo habitual o no.

Comer en Pai

Hay muchos restaurantes por la zona central del pueblo y de muchos estilos. Nosotros comimos en un Israelí del que guardamos muy buen recuerdo. Se llamaba Mamá Falafel. No es de los de precio más bajo pero te lo puedes permitir perfectamente. Está en una de las calles perpendiculares a la calle principal. Si quieres probar busca en cualquier guía.

comer en Pai
Puesto de zumos de frutas

Además al caer la tarde la calle principal se inunda de puestos de comida callejera que merecen la pena para cenar. Hay comida muy barata como pollo frito o pinchitos de carne asados pero si te rascas un poco más el bolsillo encontrarás bastante variedad y comidas bastante ricas. También hay multitud de zumos. De hecho muchas de las cosas que comimos en Pai no las vimos en el resto de Tailandia.

Qué hacer en Pai y precios aproximados

Además de ofrecerte simplemente descansar Pai tiene una oferta de actividades bastante importante. Por ejemplo podrás hacer rafting por unos 1500 – 1800 Bahts o si no eres tan aventurero una ruta de senderismo con un guía por unos 800. Si prefieres descansar y no hacer nada Pai es también el lugar ideal para ello. En ese caso puede que si te animes a un masaje tailandés. Los encontrarás desde 150 o 200 Baths. Recuerda que el más caro no es siempre el mejor y pregunta un poco a otros viajeros que vayas conociendo antes de elegir. Otra de las cosas que puedes hacer en Pai es alquilar una moto. Son muy baratas, desde 100 o 120 Baths podrás alquilarte una.

moto en Pai
Moto que alquilamos en Pai

Nosotros pasamos tres días en Pai y queríamos hacer rafting el primero, recorrer los alrededores en moto el segundo y descansar el tercero. Pero Gloria se puso mala por lo que tocó descansar tranquilamente los dos primeros días. Finalmente el último nos decidimos por la moto para no forzar la máquina por lo que pasamos el día recorriendo los alrededores de Pai.

No tengas miedo a alquilar motos en Tailandia, merece la pena, pero con cuidado. Puedes ver en nuestro post sobre cómo alquilar motos en Tailandia algunos consejos para que no te lleves sorpresas desagradables.

Un día en Moto por los alrededores de Pai

Tuvimos la mala suerte que el día que alquilamos la moto por los alrededores de Pai amaneció lloviendo un poco. Pero el día anterior habíamos estado descansando y por eso decidimos tirar para adelante.

Teníamos una pequeña ruta preparada para la mañana y otra para la tarde, pronto paró de llover por suerte y hacía calor. Ya teníamos un mapa en un folio que nos habían dado en la tienda de la moto cuando fuimos a negociar el precio y el depósito que debíamos dejar.

La colina y las aguas termales

Por la mañana tras alquilar la moto y hacer el papeleo subimos hasta una colina desde la que se veía una buen panorámica de Pai y en la que había un templo que no tenía nada del otro mundo. Tras pasar allí un rato nos encaminamos al plato fuerte de la mañana, un recinto al aire libre que tiene aguas termales. Estuvimos a punto de darnos la vuelta porque costaba 200 Bahts a cada uno pero bueno… Llevábamos dos días descansando y el sitio pintaba bastante bien.

termas naturales Pai
Jose en las aguas termales

El lugar es tranquilo y tiene una zona para comer si te llevas tu comida y un pequeño tenderete. Las aguas termales las forman un conjunto de pozas comunicadas entre sí en las que la temperatura del agua va decayendo según se aleja del origen. Al principio el agua sale a 80 grados y en la última poza está a poco más de 30.

Lo más curioso fue que a mitad del baño comenzó a llover a cantaros. Fue curiosa la sensación de estar en el agua bañándote calentito mientras te llueve encima. Por suerte escampó al rato y aprovechamos para ir a pasear por la parte de arriba, donde el agua llega a 80 grados. Allí hay unas cestas de mimbre y la gente se lleva huevos y los cuece en al agua. Nosotros no sabíamos eso y no morimos de la envidia, suerte que una tailandesa nos regaló dos al ver la cara que teníamos. 🙂

aguas termales
No cocer huevos

El memorial Bridge y el Cañón

Tras relajarnos en este recinto nos fuimos a ver la zona en donde está el Memorial Bridge, un antiguo puente de hierro que está reconstruido y que incluso llegaron a volar en la Segunda Guerra Mundial.

Memorial Bridge de Pai
Memorial Bridge de Pai

Antes del puente paramos en un parking y nos dimos un pequeño paseo para ver el Cañón de Pai. Parecía tal cual una imagen de película de vaqueros americana. Es un sitio muy recomendable para visitar. No dejes de ir pero ten cuidado y no seas temerario porque nos contaron que no serías el primero en caerte.

Las cascadas y el pueblo chino

Por la tarde seguimos paseando en la moto entre arrozales hasta llegar a unas cascadas que nos habían comentado los de la moto que podíamos visitar. No eran nada del otro mundo pero el paseo merece sin duda la pena. A mitad de camino hay un pueblo chino pero no era nada del otro mundo.

Cascada en Pai
Cascada en Pai

Lo más curioso del paseo de por la tarde es que la gente al vernos en la moto nos paraba continuamente para ofrecernos opio. No es que estuviésemos en un bar y llegaran a ofrecérnoslo sino que trataban de que paráramos la moto y si parábamos poco menos que nos lo metían en el bolsillo. No tengas miedo que si les dices que no no pasa nada.

Bueno, en resumen… Que Pai es un sitio excepcional del que todo el mundo vuelve encantado. Desde nuestro punto de vista merece mucho más la pena que Chiang Mai o Chiang Rai así que si vas justo de tiempo y debes decidir no lo dudes y visítalo.

Posts Relacionados

Te dejo los posts del blog que están más estrechamente relacionados con el que acabas de leer.

Asegurados con IATI desde el año 2012

En el siguiente enlace te explicamos por qué deberías ir siempre asegurad@ si sales de tu país. Además te ofrecemos un 5% de descuento en tu seguro de viajes IATI.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

¿Sigues preparando tu viaje? Te ayudamos:

Deja un comentario

Al usar este formulario aceptas nuestra política de privacidad y accedes al almacenamiento y gestión de tus datos por parte de esta web aunque en este caso no hacemos nada con ellos.

el viaje me hizo a mi logotipo

¡Llévate nuestro E-book con los mejores 13 consejos para viajar en pareja!