Marruecos Norte en una semana en coche

Las navidades en Marruecos son muy diferentes a las que se viven en nuestro país. En nuestro caso un poco cansados de hacer lo mismo todas las nocheviejas decidimos viajar durante una semana por nuestro país vecino, Marruecos. Fue muy curioso pasar la nochevieja en una cultura tan diferente. Allí por primera vez en nuestras vidas no la celebramos, simplemente nos dimos un beso de buenas noches y nos acostamos hasta el día siguiente.

Esta vez nos tocó visitar el norte del país. Sin más te dejamos con nuestra ruta de 8 días por el norte de Marruecos. Si necesitas cualquier cosa nos vemos en los comentarios.

Norte de Marruecos en una semana
Mirando Ceuta cerca de Tanger Med

Ya habíamos hecho anteriormente un road trip por Marruecos central alquilando un coche cuando vivíamos en Barcelona. Pero como ahora tenemos la furgo y vivimos en Andalucía decidimos coger el ferry y viajar por Marruecos con nuestro propio coche.

Si te da miedo llevar tu coche o vas a llegar en avión lo mejor es que te alquiles uno. En Marruecos es muy fácil hacerlo. En este enlace encontrarás los mejores precios para alquilar coche en Marruecos y la seguridad de que alquilas con una agencia con teléfono de España en donde reclamar en caso de tener algún percance.

Día 1: Tanger Med- Tetuán

El puerto de Tanger Med, al que llegarás en el Ferry desde Algeciras está situado a 47 kilómetros de Tánger por lo que no es necesario que vayas para nada a esta ciudad. Es más hicieron el puerto precisamente para eso, acceder a Marruecos sin pasar por Tánger.

Vista de Tetuan. El viaje me hizo a mi. Norte de marruecos
Vista de Tetuán un día de invierno

En nuestro caso nos fuimos directamente hacia Tetuán, una ciudad algo más pequeña y que particularmente preferimos. Además si es la primera vez que visitas Marruecos la ciudad blanca es mucho más amable al turista que la caótica Tanger.

Tetuán se encuentra a 60 kilómetros del puerto de Tánger Med por lo que pensamos que es el destino ideal para que pases la primera noche o la última dependiendo de tus intereses y planes. Nosotros pasamos la primera.

Día 2: Tetuán

Pasamos dos noches y un solo día en esta ciudad pero lo suficiente para enamorarnos de ella. Limpia y amable, la blanca paloma (como muchas personas la llaman) ofrece al turista precisamente lo que muchas veces carecen otras ciudades: la tranquilidad de pasear sin ser intimidado u observado. Aquí casi nadie te asedia ni te intentan vender cualquier cosa.

Medina de Tetuan. El viaje me hizo a mí. Marruecos norte
Interior dela medina de Tetuán

No te pierdas su medina, con todo el encanto pero mucho más tranquila que las de otras ciudades como Fez o Marrakech, las curtidurías o su enorme cementerio que está situado en una posición bastante céntrica de la ciudad. Tetuán tiene mucho que visitar.

Las curtidurias de Tetuan. Marruecos
Curtidurías de Tetuán

Tetuán te permite contemplar una ciudad colonial pero que a la vez guarda su autenticidad: edificios del barrio español se mezclan con las mezquitas en una perfecta armonía.

Día 3: Chaouen

Pasamos de la ciudad blanca a la ciudad azul. Aunque es muy turística en cualquier época del año, el encanto de esta ciudad y su río cautivan a cualquiera. Tengo especial cariño a Chaouen porque fue la primera ciudad marroquí que visité y aunque ha perdido algo de su esencia desde el ya lejano año 2010 aún perdura en ella ese magnetismo que hace a un lugar especial.

Medina de Chaouen. Marruecos
Por la Medina de Chaouen

El primer día lo dedicamos a pasear por su medina, buscamos buenos sitios para comer y cenar y descansamos en un riad mientras que nos perdimos y nos encontramos varias veces por sus calles azules. No es tan laberíntico como por ejemplo Fez.

No te puedes perder el paseo hacia el río, donde las mujeres marroquíes, ajenas a la atenta y curiosa mirada de los turistas,  lavan la ropa como nuestras abuelas hace cincuenta años. En este lugar también puedes tomar un zumo de naranja recién exprimido, la cerveza marroquina como siempre dice Jose.

Día 4: Chaouen y el Rif

Un domingo no muy frío llegamos a la medina a darnos otra vuelta y la mayoría de sus tiendas estaban cerradas. Decidimos ir a hacer una ruta por los alrededores del Rif, cortita porque había agarrado un buen catarro.

Caouen. El viaje me hizo a mi. Marruecos
otro rincón de Chaouen

Tomamos la carretera rumbo a Tetuán y de ahí a Akchour donde se encuentra el Parque Nacional de Talambote. No tardamos en llegar mucho más de 45 minutos. De este lugar parten dos rutas: una a la izquierda que va a las cascadas y otra hacia la derecha que va al puente de Dios. Elegimos esta última por ser la más corta.

El camino no está señalizado pero es bastante intuitivo. Si no te sientes seguro yendo sólo algunos locales se ofrecen para hacer de guía, pero no es necesario ya que no tiene mucha pérdida. Por cierto justo donde dejas el coche tienes un restaurante para reponer fuerzas antes o después de la caminata.

Akchour. Marruecos. El viaje me hizo a mi
Paseando por Akchour

Al volver, ya a unos 3 o 4 kilómetros del aparcamiento, hicimos una pequeña parada en una especie de merendero con cascadas y parque infantil. Este lugar es ideal para hacer un picnic o simplemente relajarte disfrutando de la naturaleza.

Día 5: Alcazarquivir

Este lugar no estaba previsto inicialmente en nuestra ruta pero al pasar por allí y ver una ciudad tan llena de gente y sin ningún turista a la vista decidimos quedarnos y pasar la noche allí. Buscar un hotel fue tarea difícil hasta que de un lugar a otro nos mandaron al hotel Ksar Alyamama.

Mujeres lavando la ropa en un lavadero público. Marruecos
Mujeres lavando la ropa en un lavadero público

Dejamos las cosas y nos fuimos a dar un paseo. Esta enorme ciudad no está acostumbrada a recibir extranjeros ya que es un lugar de paso, por lo que sentíamos a nuestro alrededor muchas caras extrañadas por nuestra presencia. Algunos incluso querían hablar con nosotros para ver que hacíamos allí.

Nos llamó mucho la atención la cantidad de bicis que había, jóvenes y mayores las utilizan para movilizarse por la ciudad. Cenamos unos caracoles en un lugar totalmente lleno de locales en donde nos costaron menos la mitad de lo que habíamos pagado en Chaouen dos noches atrás.

La medina de Alcazarquivir no está muy bien conservada pero sí tiene una parte muy curiosa de pintadas en la pared que hacen de este lugar un sitio más agradable y divertido. Es una ciudad muy acogedora, donde no se vive del turismo y los marroquíes te muestran su lado más hospitalario.

Día 6: Larache

Salimos de Alcazarquivir con destino a Larache, primera ciudad de costa que veíamos en este viaje. Y para nuestra sorpresa, otra ciudad azul que nos conquistó. El viaje es muy corto. Apenas hay 32 kilómetros entre ambas ciudades, por lo que nosotros nos lo tomamos el día con tranquilidad.

Desayuno en Alcazarquivir

Desayunamos en el salón de té de debajo de nuestro hotel un delicioso desayuno marroquí que estaba para chuparse los dedos. Relajados pudimos aprovechar el wifi del hotel para trabajar en el blog y disfrutar de la vida cotidiana en uno de los puntos neurálgicos de cualquier ciudad marroquí: el salón de té.

Los que ya habéis estado en este país sabéis que dichos salones se consideran un lugar ideal para socializarse, hablar de cualquier tema mientras se saborea un delicioso té con menta.

Qué ver en Larache

Llegamos ya a mediodía a un bullicioso mercado en el que se vendía pescado de todo tipo. Justo a continuación había unos locales que preparaban a la brasa el pescado que  compras. Te cobran alrededor de 5 DH por hacerlo a la brasa, por lo que puedes comprar una ensalada allí mismo y un refresco mientras te preparan el pescado que has elegido.

Pescado en Larache
Mercado de pescado de Larache

Después de comer nos fuimos hacia la Plaza de la Liberación, el centro neurálgico de Larache, tomamos un té y después buscamos un sitio para dormir: el lugar elegido, tras un buen regateo, el Hotel Málaga, el cuál es sencillo pero muy limpio.

Pasamos la tarde por la medina, muy diferente al resto de las que hay en otras ciudades. Tiene una gran plaza con arcos y abierta al cielo. Alrededor de ella se encuentra todo tipo de productos para (re) vender: señores jugando a las damas con tapones de plástico, mujeres vendiendo fruta y verdura, jóvenes vendiendo ropa, otro vendiendo cables y otros productos inclasificables…

Atardecer en Larache desde la kasbah

Según entras en esa plaza a mano izquierda parte una calle que te lleva a unos locales donde puedes disfrutar de una puesta de sol frente al mar mientras que te tomas tu te. Ahí si que nos faltó una cerveza…

Justo detrás de estos locales la kasbah, mole de piedra abandonada y deteriorada que te recuerda que un día esta ciudad fue colonizada y ofrece al visitante un aspecto un tanto desolador.

Día 8: Ruinas de Lixus y Asilah

Antes de ir a Asilah pasamos por las ruinas de Lixus, ya que se encuentra muy cerca de Larache en dirección a esta ciudad. Se trata de un yacimiento arqueológico romano, el cual han rehabilitado hace muy poco tiempo.

Larache al fondo desde Lixus. El viaje me hizo a mi
Larache al fondo desde Lixus

La visita merece la pena, sobre todo porque un joven marroquí trabaja allí y hace de guía. Ante las pocas visitas que llegan nos contótodo lo que sabía acerca del lugar y nos acompañó muy alegremente todo el tiempo que estuvimos allí. Salimos de Lixus a media mañana rumbo por fía a Asilah.

Llegamos antes de comer y fuimos andes de todo a buscar alojamiento. Después nos fuimos a pasear a la medina. Ya habíamos estado en Asilah anteriormente y la recordabamos por lo que más nos ha vuelto a gustar en esta segunda ocasión. Sabe mantener el equilibrio entre lo tradicional y lo innovador, lo occidental y lo musulmán en perfecta armonía.

Una playa cerca de Asilah. El viaje me hizo a mi
Una playa cerca de Asilah

Lo que más nos gustó en Asilah son los grafities que llenan de color su medina, la limpieza de sus calles y la tranquilidad de sus habitantes. Pasear por la medina sin prisas, contemplando cada lugar y rincón decorados con mucho mimo y esmero.

Grafitis y unos chicos tocando y contando. Marrueocs
Grafitis y unos chicos tocando y contando
Grafitis. Asilah. Marruecos
Más grafitis

Además los grafitis se hacen cada año durante un concurso por lo que si vuelves al año siguiente todos los que te encontrarás serán diferentes a los que vista la última vez.

También visitamos el mercado local de Asilah que se encuentra a las afueras de la ciudad, la iglesia española por fuera y el mirador tan bonito, en el interior de la medina, desde donde se ve un bonito atardecer y un cementerio musulmán. No dejes de buscar este rincón.

Asilah, Larache y Chaouen son las tres ciudades azules que pudimos disfrutar en nuestra ruta. Mira en el en enlace anterior para más info sobre ellas.

Y si aun no has alquilado tu coche haznos caso y mira los precios que te ofrece este comparador.

Más sobre Marruecos

Posts Relacionados

Te dejo los posts del blog que están más estrechamente relacionados con el que acabas de leer.

Asegurados con IATI desde el año 2012

En el siguiente enlace te explicamos por qué deberías ir siempre asegurad@ si sales de tu país. Además te ofrecemos un 5% de descuento en tu seguro de viajes IATI.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

¿Sigues preparando tu viaje? Te ayudamos:

16 comentarios en “Marruecos Norte en una semana en coche”

  1. Leyendo vuestro post, me queda aún más claro que los españoles tenemos más que ver con un marroquí que con un alemán… Y sabéis qué? Que me encanta!!!

    Responder
  2. Me ha gustado mucho la ruta que habéis hecho, parte de ella la hicimos nosotros (Tetuan y Chaouen) que pena que no supiéramos la existencia de Akchour tan cerquita de Chaouen, nos lo apuntamos para la siguiente 😉

    Le tenemos muchas ganas a la costa , así que Asilah y Larache entrarán en nuestra próxima ruta y así ya habrémos visitado las 3 ciudades azules 😀

    ¡¡Un abrazo!!

    Responder
    • Hola Matías!! Si te lo propones seguro que lo harás. Además es un país muy seguro y barato para viajar! Un saludo y gracias por pasar por aqui 🙂

      Responder
  3. Leemos vuestro post y vemos vuestras imágenes y nos recuerda lo maravilloso que es este país y por qué nos dedicamos a difundir nuestra pasión por este maravilloso país. Enhorabuena y a seguir dando a conocer Marruecos

    Responder
  4. Hola!que bueno descubrir vuestro Post, con permiso creo que nos vamos a copiar de casi todo el viaje para estas navidades!. Pero tenemos una duda que tal vez podáis aclararnos… ¿porqué todo el mundo hace Tarifa Tánger con el ferri? Habíamos pensado hacer Algeciras Ceuta que sale bastante más económico, la mitad de trayecto y nos pilla más cerca. Pero, lo dicho, lo habitual es la otra ruta, ¿será por complicaciones de aduana tal vez? En fin, si sabéis algo al respecto… gracias! Un saludo

    Responder
  5. Hola, muchas gracias por vuestra ayuda para organizar nuestros viajes. Voy a ir a Marruecos en junio y me gustaría saber si me puedes decir un buen sitio para subir a visitar las curtidurías de Tetuan.

    Gracias y un saludo!!

    Responder
  6. Hola dos pequeños apuntes para quien esté viendo las fotos. Cuando pones la fotografía de unos lavaderos bajo el día de Alcazárquivir, se ven los lavaderos de Chaouen junto a la cascada Ras el Maa. Los restos que se ven en la puesta de sol de Larache son del antiguo hospital psiquiátrico español.
    No se si visitásteis la fortaleza de la Cigogne, pero si no lo hicísteis deberíais de hacerlo en próxima ocasión porque sin duda es la mayor belleza que tiene Larache si conseguís que alguien esté dentro para enseñaros cómo el sol hace magia en sus paredes.
    Un saludo.

    Responder

Deja un comentario

Al usar este formulario aceptas nuestra política de privacidad y accedes al almacenamiento y gestión de tus datos por parte de esta web aunque en este caso no hacemos nada con ellos.

el viaje me hizo a mi logotipo

¡Llévate nuestro E-book con los mejores 13 consejos para viajar en pareja!