El tren circular de Yangón: visitando los alrededores

En este post te contamos qué ver en Yangón

El tren circular de Yangón

En nuestro último día en Yangón, capital de Myanmar, ya habíamos visitado la mayoría de las atracciones turísticas de la ciudad.

Como nos íbamos por la tarde y la Pick-up a la estación de autobuses era relativamente pronto no teníamos tiempo a ir a algún sitio que estuviese muy lejos por lo que nos decidimos por tomar el tren circular que recorre los alrededores de la ciudad y visitar la zona del Lago Inya.

En la agencia en donde nos habían vendido los billetes del bus no tuvieron inconveniente en guardarnos las mochilas grandes y el sitio está justo enfrente a la estación de tren de Yangón.

Este tren es muy lento y no tiene la frecuencia de horarios que su función (desplazarse a los arrabales de la ciudad) hace que presupongas.

qué ver en Yangón
Monja en el tren circular de Yangón. Myanmar.

Nosotros llevábamos decidido bajarnos en la parada de Parami para ver la zona del lago y la casa en donde vive Aung San Suu Kyi, activista política que ha sido encarcelada en varias ocasiones por la junta militar que gobierna Myanmar. 

Si te decides por esta excursión de medio día debes mirar primero los horarios. Nosotros no lo hicimos así eso fue lo primero que empezó a complicarnos el día. Al final fue una mañana accidentada y no cumplimos nuestros objetivos pero aun así fue una buena experiencia.

Os contamos que nos pasó para que no os pase a vosotros si os decidís por esta excursión. Llegamos a la estación sin haber mirado los horarios pensando que había uno a cada rato y justo en ese momento se marchaba uno.

Nos dijeron que el próximo era en hora y media y nos montamos rápidamente. ¿Circular? Sí, pero en dos direcciones. Nosotros tomamos la dirección opuesta y en vez de media hora a la estación de Parami tardamos casi tres con lo que prácticamente se nos fue la mañana.

Pero eso no fue todo. Al llegar comenzamos a andar rumbo al lago y se puso a llover de forma torrencial. Eso nos terminó por hacer desistir de nuestra idea de ver el Lago Inya y la casa de Aung San Suu Kyi.

Nos metimos en una tetería, nos sentamos tranquilamente a secarnos y a comer algo y nos volvimos en taxi a la estación de tren de Yangón en donde tomábamos la pick-up a la estación de autobuses. El taxi de vuelta nos costó 3000 Kyats y el tren de la ida nos había costado 600.

Nuestro viaje en el tren circular de Yangón

Pese a que el día no fue como esperábamos el tren fue nuestro primer contacto con el rural de Myanmar y nos gustó. Desde los vagones vimos los arrabales de Yangón y empezamos a ver el buen carácter de los birmanos cuando comenzamos a hablar con algunos de los que se montaban en el vagón.

el tren circular de Yangón
Vista desde una ventana del tren.

También nos empezamos a dar cuenta del cálido ambiente que reina alrededor de las estaciones del tren de Asia tal y como descubrimos más tarde en los trenes de la India. Mucho mejor que en el tren que habíamos tomado en Tailandia en donde los Thai no nos dirigieron la palabra.

Lo más curioso del mundo del tren en Myanmar es que en ocasiones incluso montan un mercado en la propia estación. No es difícil encontrarte a mujeres vendiendo toda clase de productos de una forma totalmente organizada tal y como en un mercado municipal en España.

mercado en una estación
Mercado en una estación en los alrededores de Yangón.

Y así pasamos el día… Esperamos que si te decides por lo mismo logres ver el lago y la casa de la lady y nos cuentes en los comentarios que tal te ha ido por allí.

Quizás suene un poco ñoño pero cualquiera que visite Myanmar debería acercarse a la Shwedagon Paya en Yangón… Esta enorme pagoda dorada de 110 metros de altura, se encuentra al oeste del Lago Kandagyi en Singuttara Hill y domina todo el horizonte de la ciudad.

Pagoda de Yangón
Vista de la Pagoda de Yangón desde una de las puertas de acceso

Nosotros fuimos dos horas antes del atardecer el primer día que visitamos Yangón y no nos arrepentimos de ir a esa hora. De todas formas hay gente que pasa allí casi todo el día admirándola, charlando con los monjes y viendo como se comportan los locales.

La historia de la Shwedagon Paya

Dicen que la Shwedagon Paya tiene más de 2.600 años, por lo que es la pagoda más antigua del mundo. Es el lugar más sagrado del budismo en Myanmar. Está cubierta con planchas de oro por lo que es una visión espectacular cuando le da el sol directamente. La parte superior de la estupa tiene incrustaciones de diamantes y está coronada por uno de 72 quilates y contiene reliquias de los últimos cuatro Budas. Fue creada originalmente para custodiar ocho cabellos de Buda y hay multitud de historias alrededor de ese hecho.

Shwedagon Pagoda
La Shwedagon Pagoda reluciente por el oro

La Shwedagon Paya se ha erigido tanto como un lugar de culto como en una parte central del horizonte de Yangón. Es un lugar para guardar y mostrar el arte, la historia y la arquitectura. La cúpula tiene 71 metros y es totalmente maciza. Por diversos terremotos ha tenido que ser reconstruida varias veces a lo largo de la historia. Su forma actual la adquirió en 1769.

En el siglo XX ha centrado parte de la actividad política de Myanmar, especialmente en 1988 cuando Aung San Suu pronunció allí su discurso más multitudinario y en 2007 cuando fue el epicentro de las protestas de los monjes.

Shwedagon Paya
Shwedagon Pagoda en Yangón

Consejos y horarios para visitar la Shwedagon Paya

La Shewedagon Paya abre todos los días a las 05:00 y cierra a las 22:00. En julio de 2014 el precio para visitarla los extranjeros era de 8000 Kyats, 9 dólares o 9 euros. Así de curioso… Al cambio lo que mejor salía con diferencia era pagar en kyats, luego en dólares y lo más caro en euros.

Para acceder hay cuatro puertas y ninguna es mejor que otra así que accede por la que mejor te venga. Eso sí te recomendamos que subas por las escaleras y veas la cantidad de tiendas de recuerdos y ofrendas que hay. En uno de los accesos hay más que en el resto pero no recordamos en cual. En el lugar en donde compras la entrada podrás dejar los zapatos pero nosotros nos los llevamos dentro de la mochila para no tener que volver por allí.

Entrada a la Pagoda
Puerta de acceso a la Pagoda

Nosotros llegamos sobre las 17.00 y vimos el atardecer en la Shewedagon Paya . Como os decimos era el mes de julio y se hizo de noche a las 19:00. Es un lugar que te pide por lo menos dos horas para visitarlo. Tardas un buen rato en recorrerla y te apetecerá sentarte y charlar un rato con alguno de los monjes que se te acercarán.

Mención aparte merecen la gran cantidad de pseudo guías que van literalmente a la caza del guiri. Te empezarán a hablar de la pagoda, nosotros les dijimos que no necesitábamos guía pero una chicas que conocimos se quedaron satisfechos con lo que uno de ellos les había contado. Es tu decisión pero si te decides por uno de ellos regatea.

Shwedagon Pagoda de noche
Shwedagon Pagoda iluminada de noche

Lo más bonito llegó cuando estaba a punto de atardecer y paso una procesión que dió una vuelta entera al recinto. Para los budistas el lugar es muy espiritual y esa espiritualidad acaba por impregnarte a ti también de forma que por lo menos nosotros salimos de allí en un estado de absoluta relajación. Por las estupas aledañas también ves a multitud de gente rezando, tocando las campanas etc. Realmente los guiris no superamos el 5% de los visitantes de este lugar.

Budas en la Pagoda
Budistas rezando

En Centro de Yangón

Yangón es la antigua capital de Myanmar. Es una ciudad que no tiene el encanto de Mandalay y que se visita en uno o dos días. Nosotros estuvimos dos y nos quedó poco por ver. El plato fuerte de Yangón es sin duda la Shwedagon Paya. También nos encantó el paseo por el centro que te narramos en este post. El último día tomamos el tren circular que va a los arrabales de la ciudad y nos dimos una vuelta por allí buscando el lago. Pero en este post os hablamos solamente del centro de la ciudad.

el mercado de Yangón
Una vendedora en el mercado de Yangón.

Nuestra llegada de madrugada a Yangón

Cuando llegamos a Yangón veníamos de Mawlamyine en un bus nocturno. Eso hizo que aterrizásemos en la ciudad de sopetón a las tres de la mañana, algo que en principio nos daba algo de respeto. El autobús nos dejó en una calle a las afueras de la ciudad sin nada en particular.

Eran las tres de la mañana y lo único que había en el lugar eran unos 15 o 20 taxis que se peleaban por llevarnos a donde quisiéramos. Tomamos uno tras regatearle un poco que nos llevó a un guesthouse que habíamos mirado en la guía. Al llegar al lugar nos bajamos del taxi, pagamos y el taxista se fue.

El problema de las guías para alojarte en Asia es que los alojamientos que aparecen en ellas se suben de precio muchas veces. El hombre que nos atendió no nos quería dejar dormir por menos de 40 dólares y jugaba a su favor la hora que era. Sabía que acabábamos de llegar a la ciudad y pensó que nos quedaríamos por miedo… Pero nosotros le dijimos que no y nos tiramos a la calle. Serían ya las 4 o las 4:30…

No tuvimos que andar demasiado para encontrar otro Guesthouse, que si bien fue el peor de todo Myanmar también fue el más barato. Nos costó 12 dólares y estaba situado justo a uno de los lados de la plaza donde está la Sule Pagoda, lo que es justo el centro de la ciudad. De hecho pagamos 20 dólares por dos noches porque la primera ya iba por la mitad.

Sule Pagoda de Yangón
Sule Pagoda, en el centro de Yangón.

Esto que a nosotros nos puede parecer muy extraño, llegar de madrugada y regatear, a ellos no les molesta en absoluto. En Myanmar hay muchos buses nocturnos y si llegas a un alojamiento a las 5 o las 6 de la mañana ya te dejan la primera noche gratis en muchos sitios.

De esa pequeña aventura salen dos cosas interesantes que nosotros no sabíamos al llegar a Yangón. Pese a ser la capital de Myanmar la ciudad no es peligrosa, ni siquiera a esa hora, así que si tomas un bus que llega de noche no debes tener miedo en absoluto.

Antenas en Yangón
Antenas de una edificio en el centro de la ciudad de Yangón.

Por otro lado si buscas alojamiento barato siempre encuentras algo mejor que lo que viene en la guía. De este último punto ya hemos hablado en alguna ocasión anterior.

El paseo por el centro de Yangón

Tras descansar unas horas en el Guesthouse decidimos dar un paseo por en centro de Yangón a la mañana siguiente para así ir a visitar la Shwedagon Paya por la tarde y ver desde allí el atardecer. Todo el mundo suele ir a visitarla a esa hora ya que con el sol poniéndose brilla de forma especial.

Encontramos un salón de te birmano muy cerca del hostal, casi haciendo esquina con la plaza de la Sule Pagoda. No recordamos el nombre pero venía en la Lonely Planet como un salón muy pintoresco. Nos trataron muy bien por lo que lo recomendamos sin duda alguna. Sentimos no haber apuntado el nombre. Era viejo y tenía la cocina al fondo.

Tras el desayuno dimos una vuelta por la plaza y nos encontramos con la oficina de turismo, al otro lado de donde estaba el salón de te. Allí una señora bastante maja nos indicó que sitios podíamos visitar por el centro de la ciudad hasta que llegase la hora de ir a la Shwedagon Paya. Nos dio un mapa con un recorrido a pie por el centro de Yangón que finalizaba en un mercado situado en la calle 24.

Panorámica del centro de Yangón
Panorámica del centro de Yangón. Sule Pagoda a la izquierda y la oficina de Turismo a la derecha

Pudimos ver como Yangón es una ciudad bastante anquilosada, como de otro tiempo. Llaman la atención los generadores de electricidad que pueblan toda la ciudad. Los cortes de luz son muy frecuentes y para ello tienen generadores a gasoil. Las edificaciones se ven antiguas y bastante descuidadas pero aun así Yangón tiene su encanto y merece la pena dedicarle una mañana.

Nada más salir de la oficina de turismo Jose se compró una falda. No se si te hemos contado que la vestimenta tradicional del hombre en Myanmar es una falda. Jose no quería ser menos que los birmanos y la verdad nos lo pasamos muy bien a cuenta de ella.

Jose con su falda birmana
Jose feliz con su falda típica birmana

El tema es que para ponértela debes hacer un nudo y Jose no era capaz de hacerlo. Entonces los birmanos cada vez que lo veían tratando de anudarse la falda paraban a ayudarlo, trataban de enseñarle y finalmente le ataban la falda. Si vas a Myanmar comprate una falda, no te arrepentirás.

El mercado de la calle 24

El recorrido que nos dijeron en la Oficina de Turismo te lleva por gran parte de las calles del centro de Yangón. Puedes ver varios edificios importantes, incluso una sinagoga. Pero a nosotros lo que más nos gustó fue justo el final del mismo. Termina en un mercado de productos frescos en la calle 24 donde pasamos un rato muy agradable.

Mercado en el centro de Yangón
Mercado en el centro de Yangón.

El mercado es como la mayoría de los mercados en el sudeste asiático, un caos. Para nosotros quizás fue más especial porque fue el primero que visitamos en Myanmar pero aunque lleves tiempo por la zona seguirá siendo un buen lugar para terminar la mañana y comer algo.

Lo que más asombrados nos tenía es la extrema amabilidad de los birmanos. Pasado ya el momento falda, ( Jose ya era capaz de ponérsela bien si se le aflojaba) todos los birmanos que nos veían querían parar a hablar con nosotros y a hacerse fotos.

La verdad es que nos llamó mucho la atención. Poco a poco, cuando fueron pasando los días en Myanmar vimos que allí eso es la tónica general y nos empezamos a hacer las fotos con un poco de desgana pero con nuestra mejor sonrisa.

se ganan la vida vendiendo postales
Menores birmanos se ganan la vida vendiendo postales

En el mercado nos tomamos una cerveza y comimos pescado seco. Luego buscamos un restaurante con aire acondicionado para comer ya que hacía un calor de aupa y necesitábamos aguantar aun toda la tarde por ahí. Comimos comida birmana, con esa curiosa costumbre que hay en el país de llenarte de pequeños platos la mesa.

Tras descansar un poco en el Guesthouse nos dirigimos a la que sería la visita fuerte del día, la Shwedagon Paya. Pero de esto como ya te hemos indicado con anterioridad ya hemos hablado en otro post de nuestro blog de viajes. >Tienes el enlace más arriba ya dos veces así que si quieres leerlo haz scroll!!!

Posts Relacionados

Te dejo los posts del blog que están más estrechamente relacionados con el que acabas de leer.

Asegurados con IATI desde el año 2012

En el siguiente enlace te explicamos por qué deberías ir siempre asegurad@ si sales de tu país. Además te ofrecemos un 5% de descuento en tu seguro de viajes IATI.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

¿Sigues preparando tu viaje? Te ayudamos:

Deja un comentario

Al usar este formulario aceptas nuestra política de privacidad y accedes al almacenamiento y gestión de tus datos por parte de esta web aunque en este caso no hacemos nada con ellos.

consejos viajar pareja

¡Llévate nuestro E-book con los mejores 13 consejos para viajar en pareja!