Qué ver en Eslovenia

Viajar a Eslovenia resulta bastante sencillo teniendo en cuenta que puedes llegar en coche, avión tren o autobús. Está bien conectada con las principales ciudades de Europa y está solo a unas pocas horas de Venecia, Zagreb o Viena. ¡Solo tienes que escoger el medio que más se adapte a ti!

Estos son los posts que tenemos en el blog, a continuación te contamos más sobre todo lo que hay que ver en Elovenia.

Este país está cubierto casi en su totalidad por un color verde muy llamativo ya que la naturaleza lo impregna por completo. Hay muchos bosques, cascadas, una pequeña costa con aguas transparentes, paisajes de ensueño y parques nacionales bien preservados.

El senderismo, la bici y la equitación, son tres de las más populares formas de explorar la belleza eslovena. Las motos también son una opción muy divertida para desplazarse por el país aunque nosotros recorrimos el país en coche. Somos bastante clásicos en este sentido.

Liubliana

Los habitantes de la capital eslovena tienen una desarrollada conciencia ecológica. Es una ciudad muy limpia en la que el verde está presente tanto en concepto como en paisaje. Desde lejos, la vista de cientos de techos naranjas combinan con la naturaleza. El Castillo de Liubliana, que forma parte de la urbe desde 1144, se sitúa encima de una colina desde la cual se puede apreciar una vista única de la ciudad.

que ver en Liubliana

Ambientillo de Liubliana

Si quieres saber que ver en Liubliana, ten en cuenta es una ciudad medieval con una oferta cultural atractiva todo el año. Se celebran numerosos conciertos, festivales y espectáculos, promocionando tanto a artistas locales como extranjeros. También se respira un buen ambiente estudiantil, quién lo pillara…

Liubliana es uno de los lugares más tranquilos y limpios de Europa. Por el centro te encontrarás varios puentes, el más destacado es el Puente de los Dragones, que es más un monumento representativo del Art Noveau que un simple puente de hormigón. Los dragones, por cierto, serán criaturas bastantes frecuentes en tu paseo por la capital de Eslovenia.

Más sobre Eslovenia

Eslovenia está muy preparada para el turismo por lo que hay todo tipo de alojamientos. Encontrarás desde hoteles de calidad hasta apartamentos de Airbnb, pasando por hostales de precio medio.

Pero si prefieres ahorrar un poco más, existe la curiosa alternativa de alquilarte una habitación a un local, una costumbre que en Eslovenia se comparte con Croacia desde mucho antes de la llegada de Airbnb. Además, es una buena oportunidad para relacionarte con la gente local. Mantente atento a los carteles que dicen sobe, que es como se llama a estos alojamientos.

En Eslovenia la moneda en circulación es el euro por lo que no tendrás que preocuparte por  cambiar divisas. En casi todos los lugares se aceptan tarjetas de débito y crédito, es un país de primer nivel en este sentido.

Sin embargo recordamos de cuando estuvimos que aún hay bastantes restaurantes en los que solo aceptan pago en efectivo. Te recomendamos que preguntes antes de pedir si no llevas en ese momento efectivo.

Clima

Eslovenia no es un país demasiado grande pero en cambio abarca varias zonas más o menos diferentes entre sí por lo que el clima varía de un lugar a otro. En general los vientos son secos y fríos en la región alpina, donde incluso en julio la temperatura ronda los 20° y llueve a menudo. En cambio en la pequeña zona de costa las temperaturas son mucho más altas siendo la media de unos 30° en verano.

La mejor temporada del año para visitar Eslovenia queda a tu criterio, ya que depende de lo que quieras hacer allí.

  • En verano podrás disfrutar de deportes al aire libre, festivales y hacer rutas a pie o en bicicleta tranquilamente. Además podrás ir a darte un chapuzón a alguna de sus playas o lagos.
  • En invierno podrás explotar al máximo actividades como el esquí o trineo. Las cordilleras montañosas se convertirán en todo un abanico de posibilidades para ti.

Transporte

Debes saber que el transporte público en Eslovenia no es muy bueno y según dicen cada vez es más escaso. De los trenes no se habla muy bien en cuanto a puntualidad, pero hay excepciones. Además, te dejan montar la bici así que eso es un punto a favor.

De todas maneas, para andar a tus anchas, alquilar un coche siempre es la mejor opción. De hecho, sale más barato que en otros países de la zona, no sabemos muy bien por qué. Además, en Eslovenia la primera hora de estacionamiento es gratuita en la mayoría de localidades. 

Las carreteras están en buenas condiciones y la comunicación entre una y otra ciudad es rápida, nos sorprendió gratamente su buen estado. En unas pocas horas podrás pasar de bañarte en el Adriático a contemplar la grandeza de los Alpes.

Si vas a circular por autopistas en coche o motocicleta, es necesario que compres una pegatina al entrar en el país. Se pega en el cristal delantero del coche y se adquiere en estaciones de servicio, gasolineras y en algunos quioscos, tanto en la propia Eslovenia como en los países aledaños.

Si no la tienes te multarán, así que es mejor no arriesgarse. Tiene un coste 15 euros para una semana y 30 para usarla durante un mes para coches particulares. Las motos deben pagar un monto de 7,5 euros por semana. Por cierto, la tasa de alcohol máxima es de 0.5%.

Precios de Eslovenia

Lamentamos decepcionarte si pensabas que era barato viajar a Eslovenia. Por desgracia la diferencia de precios no es muy grande con respecto a España, es un poco más barato pero nada del otro mundo. Una cerveza en un bar puede costarte unos 2 euros y un café alrededor de 1 euro.

Liubliana, la capital, es la ciudad más cara del país. Después los precios bajan bastante aunque lo podemos considerar un país de precio medio dentro de los países de Europa.

Gastronomía de Eslovenia

La gastronomía eslovena se caracteriza por su heterogeneidad, pero también por el uso de ingredientes locales. Las cantidades son abundantes, así que olvídate de las raciones pequeñas. Probablemente con una ración comáis dos.

Los quesos, salchichas, aceites, y la miel nos encantaron pero sobre todo nos gustaron los guisos para comer con cuchara que preparan incluso en verano. Por otro lado, los sabores varían significativamente de una región a otra. La comida en general es muy rica y está aderezada con hierbas y especies autóctonas cuidadosamente seleccionadas.

En los Alpes, los lácteos y la carne asientan las bases de la comida. La salchicha kranjska klobasa, cuyo origen suscita disputas con Austria, es una delicia elaborada con carne de cerdo, ajo, pimienta y sal. Nos encantaron.

En la zona mediterránea, encuentras mariscos, pescado y mejillones, todo lo típico del mar Adriático. Y en la región de Panonia mucha carne, y la verdad es que estaba riquísima. Lo que sí es seguro es que no puedes dejar de probar parte de los platos típicos del país. Y mientras los degustas brinda con un buen vino esloveno, los producen de calidad.