Qué ver en Alemania

Alemania es un país que siempre nos ha gustado más de lo que pensábamos en un principio, desde la primera vez que lo visitamos. Sobre todo su capital Berlín, la cual respira de forma muy diferente al resto del país. A continuación puedes ver los posts de Alemania que tenemos en el blog y si sigues leyendo este artículo te presentamos el país de forma general para que tengas claro qué ver en Alemania.

En Alemania podrás visitar lugares en los que aun se pueden ver todos los lujos y la ostentación de la aristocracia austro-húngara, por ejemplo bastantes Castillos. Algunos de ellos se han convertido poco a poco en hoteles, restaurantes y museos. Si llevas cargada la cartera te sentirás casi un guerrero de armadura en la época medieval.

Además Alemania es el país de la cerveza. De hecho, en ocasiones puede llegar a ser más barato beber cerveza que agua mineral. ¿Increíble no? Durante más de 400 años, en Alemania estuvo estipulada legalmente la fórmula de la pureza de la misma. ¿No crees que tiene que ser por alguna razón que Alemania sea sede de la Oktoberfest?

Por otro lado, antes de visitar Alemania tienes que decidir si prefieres un clima cálido pero lugares más llenos de turistas o temperaturas bajas y lugares tranquilos. Para lo segundo debes acudir en invierno, sin embargo en esta época del año el sol se esconde sobre las 3:30 pm y hace un frío polar.

visitar Alemania
Sillas en un parque de Berlín

Te recomendamos especialmente meses como mayo, junio o septiembre, no hay tantos turistas y el clima es bastante agradable. Ten en cuenta que los precios suben en verano e incluso te puede pasar que te quedes sin acceder a alguna atracción por la cantidad de gente. Para que no te pase reserva siempre previamente.

Berlín

La capital germana es un lugar lleno de historia, allí ha pasado de todo en los últimos 100 años. Es fácil empaparse con los restos de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría que trajo la división de Berlín en dos partes totalmente antagónicas. Por los monigotes de los semáforos sabrás si estás en Berlín este o Berlín Oeste.

En este sentido te recomendamos visitar la East Side Gallery, una de las más grandes galerías al aire libre. Son grandes murales pintados en varios tramos del muro que dividió la ciudad durante décadas en los que numerosos artistas han ilustrado la libertad bajo su particular perspectiva. El mural más famoso es el del beso entre  Leonidas Brezhnec a Erich Honecker.

Si quieres seguir adentrándote en la historia bélica de Berlín, busca una visita guiada a los refugios subterráneos. Se conservan tal y como eran durante la guerra y los suelen explicar muy bien.

También puedes conocer lugares como Kunstanstalt o el Reichstag, actual parlamento alemán. El primero es una prisión que estuvo activa hasta el año 1965. Hoy en día, encierra entre sus muros la oscuridad de la segunda guerra mundial y es una visita muy interesante. El segundo es famoso por su cúpula de cristal y la visita es gratuita.

que ver en Alemania
Reichstag (parlamento) de Berlin

La otra faceta de Berlín, es la cultural. Kulturbrauerei era una fábrica de cerveza que actualmente se ha convertido en un centro de ocio, un lugar muy agradable para pasar el rato… Hay puestos de comida bastante variados, teatro, cine, bares y discotecas.

La vida nocturna berlinesa se caracteriza por la música techno. Para salir de fiesta hay locales y locales en los que puedes disfrutar de todo tipo de música durante todo el fin de semana.

Si te gustan los rincones escondidos a nosotros nos encantó el bar Tausend. Está debajo de un puente y justo al lado del tren resguardado solo por una puerta de acero sin ningún tipo de señalización. Ya sabes…  Toc-toc y esperar que te abran… Al entrar mira hacia arriba, los espejos del techo te estarán reflejando.

Si quieres ver los rincones principales de la capital germana te dejamos nuestro recorrido de tres días por Berlín.

Múnich

Múnich, capital de Baviera, es una ciudad que combina arquitectura de antaño con modernos rascacielos. Si te gusta ver una buena perspectiva de la ciudad, una vista que tienes que contemplar sí o sí es la que se ve desde la torre de la Iglesia de San Pedro. Eso sí, prepárate antes para una subida de 300 escalones.

En toda la ciudad de Múnich se ven a cada paso los símbolos que la identifican que son monjes y leones. De hecho la palabra Múnich indica la ciudad de los monjes, ya que su fundación se debe a un pequeño monasterio.

De más está decir que aquí tiene lugar el Oktoberfest y que si vas a eso acabarás probablemente bien liado, como nos ha pasado a todos… Lo que probablemente no hayas descubierto todavía de Munich, si le has prestado demasiada atención a la cerveza, son los centros culturales. Hay muchos y funcionan muy bien, te recomendamos que busques una guía.

Mittenwald

Mittenwald esta en la Baviera, en el corazón de los Alpes alemanes. Es un pequeño rincón encantador entre valles y el río Isar y muy cerca de Austria. Tanto el pueblo como la gente de Mittenwald conservan bien la cultura y las costumbres alemnas y la comida de la zona es riquísima. Las fachadas de las casas nos llamaron mucho la atención ya que están decoradas con curiosos frescos e ilustraciones.

Esta ciudad medieval es ideal cuando quieres escaparte a un sitio tranquilo. Los locales están fuera de todo estrés, son muy amables y como suele suceder en los pueblos están dispuestos siempre a ayudarte.

Mittenwald también es conocida por la fabricación de violines, violas y chelos. Hay un museo dedicado a estos instrumentos que ilustra muy bien la historia de cómo comenzó todo.

Quedlinburg

Quedlinburg ha sabido conservar la esencia alemana de la Edad Media. Los caminos de piedra y las más de mil casas típicas construidas con madera, te envuelven en un colorido paisaje. Te recomendamos recorrerlo a fondo pero como es bastante pequeño, no te será complicado dedicarle tiempo a cada callejón escondido de este bonito pueblo.

La mayor parte de los turistas que visitan esta ciudad son alemanes. No es muy concurrida por extranjeros dada su ubicación un tanto alejada. La gente tiene un trato muy amable, pero te será un poco complicado interactuar con ellos ya que no suelen hablar inglés.

Lo que más nos gustó es el antiguo edificio del Ayuntamiento, de estilo gótico y su casco histórico aunque el castillo de Quedlinburg también es muy llamativo. Está asentado en una colina y se ha convertido en un museo que reúne variadas obras de arte

el viaje me hizo a mi logotipo

¡Llévate nuestro E-book con los mejores 13 consejos para viajar en pareja!